Boletín Crédito y Líneas Financieras Marzo 2020

lineasfinaiceras 20
-

 

Top Ciber riesgos en 2019: Soluciones para la vulnerabilidad

Catorce segundos. Esa era la predicción en 2017 sobre cada cuánto tiempo se produciría un ciberataque a una empresa en 2019. En octubre de 2019, sin embargo, el dato real era mucho peor. Cada diez segundos, un ciberdelincuente trata de acceder a los sistemas de una empresa.

Si algo hemos aprendido en 2019 es que los hackers son cada vez más astutos a la hora de diseñar sus tácticas y objetivos. El dinero perdido a causa de la ciberdelincuencia en 2019 ascendió a 2 billones de dólares. Para 2024, se espera que las pérdidas superen los 5 billones de dólares.

La cifra podría incluso aumentar, debido especialmente a que los ciberdelincuentes cambian con frecuencia su manera de atacar. A las empresas que tratan de ir un paso por delante de los hackers les resulta muy difícil tratar de eliminar una vulnerabilidad mientras ya hay otra en ciernes.

Con todo, en muchas ocasiones los hackers emplean métodos frecuentes para infiltrarse en un sistema. De hecho, la suplantación de identidad (phishing) por correo electrónico o en las redes sociales sigue encabezando la lista de tácticas de las que se valen estos hackers. Los ataques con suplantación de identidad son responsables del 90 % de las filtraciones de datos, y los intentos de suplantación de identidad han aumentado un 65 % solo en el último año (2018- 2019).


Los problemas no dejan de crecer. En 2018, las notificaciones de credenciales en riesgo aumentaron un 70 % con respecto a 2017, lo que supone un aumento del 280 % desde 2016. En cualquier caso, conocer las tácticas y objetivos de los ciberdelincuentes puede suponer un gran avance para la implementación de medidas preventivas. Repasemos las tres tendencias primordiales en ciberdelincuencia que han predominado en 2019.

Top Ciber riesgos en 2019:

1. Secuestro de Datos

En 2019, aumentó tanto el alcance como la frecuencia de los ataques a datos, lo que nos indica que se trata de la táctica de ataque preferida por muchos ciberdelincuentes. Estos ataques crecen a un ritmo del 350 % al año. El motivo: son más fáciles de acometer por los hackers y les proporcionan mayores recompensas. Simplemente acceden al sistema, bloquean a los usuarios y exigen un rescate por restaurar los sistemas y archivos.

Y el método sigue evolucionando. Los hackers, en busca de la recompensa definitiva para sus esfuerzos, tienen ahora en el punto de mira a empresas que alojan los datos o el acceso on line de diversas organizaciones. Muchas empresas se valen de proveedores que son ahora el objetivo principal de los hackers, ya que el ataque a un sistema puede proporcionarles acceso a cientos o incluso miles de sistemas de clientes, como procesadores de pagos.


Nadie duda de que los secuestros de datos seguirán creciendo exponencialmente como táctica preferida por los ciberdelincuentes. Las causas principales de los ataques a datos hasta la fecha son los descuidos de los empleados (51 %), una protección antivirus ineficaz (45 %) y seguridad o software obsoletos o no actualizados con los parches más recientes (26 %).

Afortunadamente, la mayoría de las empresas puede hacer frente de manera eficaz a estas causas. Formar a los empleados para que detecten y gestionen los correos electrónicos fraudulentos o llamadas telefónicas en las que se solicita información confidencial puede reducir notablemente el riesgo de que cometan un error. Un proceso claro para informar de actividades sospechosas debería formar parte de la estrategia general de reducción de riesgos de cualquier empresa.

Igualmente, los departamentos de TI deberían actualizar periódicamente todo el software y las aplicaciones de seguridad, además de asegurarse de que los programas antivirus actuales sean capaces de responder a las nuevas amenazas conforme estas surjan.


Las causas principales de los ataques de secuestro de datos hasta la fecha son los descuidos de los empleados (51 %), una protección antivirus ineficaz (45 %) y seguridad o software obsoletos o no actualizados con los parches más recientes (26 %).


malware

 

 

 

 

 

2. Entidades públicas en el punto de mira

En 2016 se hicieron públicos 46 ataques de secuestro de datos a gobiernos estatales y locales. En 2018, el número aumentó hasta 53 incidentes. A principios de 2019, ya se había alcanzado la cifra de 21 ataques. Aunque las cifras sean inquietantes, los informes señalan que la realidad podría ser mucho peor, dado que muchos gobiernos locales y estatales son reacios a reconocer públicamente los ciberataques.


Muchos ataques de secuestro de datos de alto nivel permiten arrojar algo de luz sobre los riesgos a los que se enfrentan los municipios y entidades gubernamentales. En mayo de 2019, la ciudad de Baltimore sufrió su segundo ataque a datos en solo 14 meses. El ataque de 2019 costó a la ciudad más de 18 millones de dólares. La petición de rescate original, que la ciudad se negó a pagar, era de 76.000 dólares. El primer ciberataque afectó al sistema de emergencias (911) de la ciudad y provocó algún que otro trastorno, aunque controlado.


Las entidades de pequeño tamaño tampoco son inmunes a los ataques. La ciudad de Wilmer, en Texas (EE. UU.) sufrió un ataque en agosto de 2019 que desconectó toda su red, desde el Departamento de Policía hasta la biblioteca, en una ciudad de solo unos 5000 habitantes. La ubicación es también irrelevante para los ciberdelincuentes; desde Johannesburgo (Sudáfrica), con más de 5,6 millones de habitantes, hasta Nunavut, una provincia escasamente poblada de Canadá: los hackers buscan presas fáciles.

Para frustrar los intentos de los ciberdelincuentes, las entidades públicas, que por lo general tienen poco o ningún presupuesto para ciberseguridad, pueden emplear también el mismo tipo de medidas preventivas mencionadas anteriormente: formar a los empleados para que respondan e informen correctamente, actualizar los sistemas y aplicaciones periódicamente, y asegurarse de que la protección antivirus esté actualizada y pueda ampliarse para responder a nuevas amenazas.

3. Datos biométricos

Reconocimiento facial. Escaneado de huellas digitales. Escaneado de retina. Las herramientas de identificación actuales son también un foco de exposición ante hackers y posibles demandantes.


Algunos estados están implementando mecanismos de protección. Por ejemplo, en Illinois (EE. UU.) han puesto en marcha una ley de privacidad de la información biométrica (Biometric Information Privacy Act, 740 ILCS 14/1 y ss., o “BIPA” por sus siglas en inglés) que regula la actividad de las empresas que recopilan y guardan datos biométricos de los ciudadanos de Illinois, como sus huellas dactilares. La ley BIPA establece las pautas de cómo los empresarios deben gestionar la información biométrica y los identificadores biométricos de los empleados de Illinois, y en última instancia exige la adopción de medidas razonables para su salvaguarda.


En 2018, un adolescente que visitó el parque de atracciones Six Flags de Illinois se convirtió e protagonista del debate sobre lo que pueden y no pueden hacer las empresas con los datos biométricos que recopilan. Se tomaron las huellas digitales del adolescente como parte del proceso de compra de un pase de temporada. El intento de verificar  la identidad del comprador acabó en una demanda legal en la que la empresa debió comparecer ante un tribunal por violar las leyes de privacidad biométrica del estado, que exigen información y consentimiento, incluso sin necesidad de demostrar perjuicio alguno.

Más recientemente, una empresa logística que presta servicios de operaciones y gestión a residencias de la tercera edad en EE. UU., con centros en Illinois, se encontró con que había violado la ley “BIPA”. La empresa emplea un sistema biométrico de control de horarios en el que los empleados usan su huella digital para identificarse, en lugar de un mando o tarjeta de identificación. Los empleados se someten al escaneado de su huella digital para registrarse en la base de datos. El demandante, en nombre de los codemandantes, alegó que la empresa no cumplía con la BIPA en relación con el registro y el uso de las huellas digitales. Aunque se llegó a un acuerdo rápido, los costes de la defensa más la compensación a todos los codemandantes supuso un importe total de unos 600.000  dólares.


En cualquier circunstancia en la que se recopilen o almacenen datos biométricos, las empresas están obligadas a actuar con transparencia. Informar de esta práctica de forma transparente y obtener el consentimiento por escrito protege tanto a la empresa como al propietario de los datos biométricos.

Además, las empresas deberían explicitar cómo se emplean y se almacenan los datos en cualquier proceso de información y consentimiento.


Cómo mantener a los hackers a raya

Los riesgos cibernéticos evolucionan tanto en su alcance como en su forma. Desde los ataques de secuestro de datos hasta la exposición de datos biométricos, las responsabilidades derivadas de riesgos cibernéticos están adoptando nuevas formas. Para que su empresa vaya un paso por delante, debería asociarse con un asegurador con experiencia, que disponga de un equipo de expertos que le asesore y proteja con estrategias de prevención y respuesta ante los incidentes.


Ya se trate de amenazas de secuestro de datos o exposiciones derivadas del uso de datos biométricos, su empresa debería revisar sus sistemas y pólizas para garantizar que tanto la preparación del sistema como el cumplimiento de las leyes de privacidad son adecuados. También es esencial que sepa cómo responderá su asegurador y cuáles son sus responsabilidades en caso de una filtración de datos o una violación de las normativas sobre privacidad. Su asegurador puede ayudarle a elaborar un plan sólido y proporcionarle un paquete de seguros adaptado a su exposición al riesgo.

Mercados prometedores para 2020

A pesar de las crecientes dificultades que se presentan, quedan varios puntos favorables para las oportunidades de exportación en los mercados emergentes.

Sumario:

A pesar de las actuales controversias comerciales y de la creciente incertidumbre geopolítica, siguen existiendo varios puntos fuertes para las oportunidades de exportación en los mercados emergentes
Brasil, Colombia, Emiratos Árabes Unidos, Kazajstán, Senegal y Viet Nam se destacan en 2020 como mercados con fuertes perspectivas de crecimiento y una vulnerabilidad limitada a los obstáculos mundiales
La creciente diversificación del comercio, el fuerte crecimiento de la inversión y el dinamismo de los mercados internos ofrecen oportunidades a los inversores y exportadores, especialmente en los sectores comerciales orientados al consumidor de esos mercados

 

 

mercados p3

 

 

 

 

 

 

 

Puntos positivos en una economía mundial desafiada por la incertidumbre geopolítica y comercial

Tanto la incertidumbre geopolítica como la ralentización de la economía china provocaron un descenso de la producción mundial, lo que pesó sobre el crecimiento en 2019. Además, el aumento del malestar social en varios países y los desastres relacionados con el clima plantearon problemas. Sin embargo, hay indicios de que el crecimiento está tocando fondo.


Se prevé que los efectos de la flexibilización de la política monetaria en los mercados emergentes y avanzados en 2019 tendrán un efecto estabilizador en el crecimiento mundial en 2020. Esto va acompañado de una recuperación (aunque lenta) del crecimiento del comercio mundial, que refleja una recuperación de la demanda y la inversión internas en particular, así como la desaparición de algunos frenos temporales en los sectores de la automoción y las TIC.

Sin embargo, varios riesgos siguen representando una amenaza para las perspectivas económicas mundiales en 2020. Entre ellos se encuentran una nueva escalada de las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China, la imposibilidad de llegar a un acuerdo comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea, y el aumento del malestar social y las tensiones geopolíticas.

Aunque se pueden encontrar oportunidades de negocio en todo el mundo, a fin de identificar los mercados que se destacan buscamos países con una perspectiva económica sólida, apoyada en fundamentos internos estables. Nos basamos en tres criterios clave que, aunque no siempre se cumplen plenamente, se satisfacen en estos mercados mejor que otros. 1) El crecimiento constante o acelerado del PIB impulsado principalmente por el consumo privado y la inversión fija, junto con 2) la existencia de suficientes reservas externas y un tipo de cambio flexible reducen los riesgos de estos países para la volatilidad mundial. 3) Las condiciones políticas e institucionales estables son también factores importantes que sustentan este crecimiento.

Recuperación provisional en América Latina

Mientras América Latina seguirá teniendo un rendimiento inferior al de otras regiones, el crecimiento está, no obstante, mejorando en 2020. El Brasil, su mayor economía, espera que la expansión del PIB se acelere en 2020. La adopción de una reforma de las pensiones por el gobierno de Bolsonaro ha dado un impulso a la confianza de las empresas. La demanda interna también se está fortaleciendo a medida que el mercado laboral mejora gradualmente.

Los sectores farmacéutico y alimentario se benefician de la recuperación económica y del aumento del poder adquisitivo de los consumidores. La demanda de medicamentos innovadores y especializados seguirá creciendo, impulsada por la urbanización y el envejecimiento de la población, lo que proporcionará a las empresas farmacéuticas buenas oportunidades de generación de ingresos.

Los alimentos son otro sector que probablemente se beneficie de una mayor demanda interna. Con una clase media en crecimiento, los consumidores del Brasil tienen una demanda creciente de productos alimenticios de mayor valor. Por ejemplo, el consumo de productos lácteos seguirá creciendo, impulsado por el aumento de los ingresos disponibles, el crecimiento demográfico y la mayor percepción de que los productos lácteos son sanos y nutritivos.

En Colombia, el crecimiento económico seguirá siendo robusto en 2020. El ambicioso programa de infraestructura seguirá sosteniendo las inversiones públicas, mientras que las inversiones privadas se verán respaldadas por el éxito de Bogotá en la obtención de la condición de candidato a la OCDE en 2018, la reducción del impuesto de sociedades y los tipos de interés. El consumo de los hogares se apoya en un sólido crecimiento de los ingresos y una inflación contenida.

A pesar de que la situación política sigue siendo difícil (por ejemplo, algunas protestas a gran escala y huelgas nacionales), hay buenas perspectivas para la inversión en petróleo y gas e infraestructura en 2020. El sector del petróleo y el gas se beneficiará de una ampliación de los proyectos piloto que utilizarán la fracturación hidráulica (“fracking”) para extraer el petróleo y el gas. El aumento de la actividad marítima permitirá compensar la disminución del sector de los hidrocarburos de Colombia y generará oportunidades comerciales para los servicios de apoyo marítimo. Se prevé que el valor añadido del sector de la energía aumente un 2,8% en 2020. Al mismo tiempo, los amplios proyectos de infraestructura en curso en Colombia generan una fuerte demanda de inversiones en infraestructura. Se prevé que el valor añadido del sector de la construcción aumente un 3,8% en 2020.

Resultados superiores a los de la región en materia de exportaciones.

Los países emergentes de Asia siguen teniendo una tasa de crecimiento más elevada que la de las principales  regiones, aunque la desaceleración de China tendrá repercusiones. Consideramos que Viet Nam es uno de los puntos fuertes de la región, ya que es una de las economías de la ASEAN de más rápido crecimiento y un ejemplo regional para las exportaciones. Se espera que el crecimiento del PIB siga siendo elevado en 2020 (un 7% más) gracias a la solidez de las exportaciones y la producción industrial. Los bajos costos de la mano de obra y la existencia de zonas económicas especiales refuerzan las oportunidades de inversión para las empresas extranjeras. Viet Nam es también una buena alternativa regional de bajo costo a China para la fabricación orientada a la exportación.

Su base de producción creció a un ritmo acelerado desde el comienzo de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China.

Dada la expansión de las actividades de importación y exportación, el sector del transporte y la logística tiene un gran potencial de crecimiento. Los principales productos de exportación de Viet Nam han crecido de manera constante, lo que ha dado lugar a una alta frecuencia de transporte marítimo. Además, el floreciente comercio electrónico también está impulsando el crecimiento del transporte y las entregas rápidas. La robusta expansión económica y el bajo desempleo deberían impulsar un mayor crecimiento de los salarios en el país. Especialmente un mayor consumo privado ofrece oportunidades convincentes para las empresas. Es probable que el sector del comercio minorista y de los bienes de consumo sea uno de los principales beneficiarios, con un crecimiento previsto del sector minorista de valor añadido del 6,5% en 2020.

Es probable que el alto crecimiento de la construcción y la inversión inmobiliaria ayude al sector de la construcción. Esto incluye el turismo inmobiliario, que atrae fuertes capitales de inversión nacionales y extranjeros. Se espera que la industria del turismo crezca más del 10% en 2020. La IED en Viet Nam aumentó un 6,7% en 2019, ya que las promesas de desembolsos futuros de IED aumentaron un 7,2%. Cerca de 40.000 millones de dólares de estas promesas se dirigen al sector inmobiliario. Se espera que la inversión pública en construcción se recupere en 2020, después de dos años más débiles. Se prevé que el valor añadido de la construcción aumente un 6,5% en 2020. Tras una desaceleración en 2019, se espera que el crecimiento de la agricultura vuelva a aumentar. La demanda de plaguicidas y fertilizantes aumentará a fin de apoyar la mayor producción agrícola.

Conclusión

Mientras que las perspectivas de la economía mundial pueden estar todavía afectadas por la incertidumbre geopolítica y comercial, todavía se pueden encontrar oportunidades para el comercio en nuevos mercados. Es posible que algunos de los países mencionados no sean los mercados de más rápido crecimiento, pero experimentan un crecimiento estable o acelerado, junto con condiciones comerciales favorables y oportunidades de crecimiento en varios sectores.

 

 

conclusion}

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Riesgos Políticos y Ambientales son las principales amenazas que enfrentan las empresas en 2020

El acuerdo comercial EU-China no será suficiente para reavivar el comercio internacional

Con el 2019 marcado por un aumento de la retórica proteccionista (más de 1,000 medidas implementadas en todo el mundo) y la primera caída del comercio mundial en diez años, Coface anticipa que el comercio internacional crecerá solo un 0,8% en 2020. Es poco probable que la tregua comercial entre Estados Unidos y China restablezca la confianza corporativa o aumente significativamente la industria y el comercio mundial, especialmente porque solo el 23% de las medidas proteccionistas tomadas entre 2017 y 2019 afectan a Estados Unidos o China. El aumento del proteccionismo es, por lo tanto, una tendencia global y duradera a la que las empresas deberán adaptarse.

No se espera que el crecimiento mundial (que ya se redujo en 0,75 de punto porcentual el año pasado debido a estas incertidumbres comerciales) se recupere este año: 2,4% después del 2,5% en 2019. Coface espera que las insolvencias corporativas aumenten en el 80% de los países para los que se emiten pronósticos este año, incluidos los Estados Unidos (+ 3% en 2020), el Reino Unido (+ 3% en 2020, después de un aumento acumulado del 17% desde el referéndum de junio de 2016), Alemania (+ 2%) y Francia (+ 1%). En general, Coface anticipa un aumento del 2% en las insolvencias en todo el mundo, en línea con 2019.

Sectores debilitamiento.- Metales y en buena forma.- Construcción

Las incertidumbres relacionadas con el entorno proteccionista también contribuyen a la volatilidad de los precios de los productos básicos, en particular los de la agricultura, los metales y el petróleo. Según los modelos de pronóstico de Coface, los precios del acero continuarán cayendo en los próximos seis meses, perjudicando a las empresas del sector, especialmente porque se espera que el crecimiento en China, que representa la mitad de la demanda mundial de acero, alcance solo el 5,8% este año. Por lo tanto, la Evaluación de Riesgo Sectorial de los metales se ha degradado en 5 países, incluidos Estados Unidos e Italia. Además, el bajo nivel sostenido de los precios del petróleo, a pesar de las incertidumbres geopolíticas (USD 60 por barril de Brent en promedio en 2020 después de USD 64 en 2019) perjudicará a algunos productores endeudados, especialmente en los Estados Unidos.

En el lado positivo, el sector de la construcción se está beneficiando de políticas monetarias altamente expansionistas: su Evaluación ha mejorado en 4 países (incluidos Brasil y Turquía). En total, Coface degradó 22 y mejoró 8 Evaluaciones Sectoriales este trimestre, lo que refleja el aumento significativo de riesgos para la economía.

En 2020 las empresas enfrentarán principalmente riesgos no económicos

A finales de 2019 se produjo un aumento de la tensión social en los “puntos problemáticos” en todo el mundo, con diferentes niveles de intensidad. Esta tendencia subyacente fue fuertemente anticipada por el Índice de Riesgo Político de Coface, publicado a principios de 2019 y en su punto más alto. En 2020, este indicador pronostica un alto nivel de riesgo social en varios países de África, Oriente Medio, Asia Central e incluso Rusia.

Desde 2019, el descontento social también se ha manifestado en demandas crecientes de protección del medio ambiente. Los riesgos ambientales tienen una amplia gama de efectos sobre el crédito corporativo: mayor frecuencia de riesgos físicos (desastres naturales derivados del cambio climático), pero también riesgos de transición (regulaciones nuevas y más estrictas, cambios en los estándares del consumidor). Para este último, los efectos de regulaciones más estrictas contra la contaminación para el sector automotriz en India o en el envío global deben ser monitoreados este año. Coface presta mucha atención al análisis de estas dos categorías de riesgo ambiental.

Economías emergentes: el riesgo soberano está de nuevo en el reflector

El crecimiento en las economías emergentes debería acelerarse ligeramente este año (3.9% versus 3.5% en 2019). Sin embargo, la deuda pública ha alcanzado un nivel históricamente alto para estos países y está aumentando en todas las regiones, excepto en Europa Central y Oriental. En América Latina, el nivel de endeudamiento es más alto que a fines de la década de 1990, que fue un período marcado por crisis de endeudamiento recurrentes. En África, la deuda pública está cerca del nivel observado hace unos quince años: un período de cancelación de la deuda por parte de donantes internacionales y bilaterales. Para las empresas en estas regiones, esto significa que es probable que los atrasos del gobierno y de las grandes empresas estatales (State-Owned Enterprises - SOE) aumenten este año. La única buena noticia es que la estructura de la deuda soberana de los países emergentes es generalmente más favorable que hace veinte años, ya que el 80% de la deuda ahora está denominada en moneda local.

En este entorno complicado y volátil en el que las economías enfrentan vientos en contra, las evaluaciones de cuatro países se degradan (Colombia, Chile, Burkina Faso y Guinea), mientras que en seis mejoran (Turquía, Senegal, Madagascar, Nepal, Maldivas y Paraguay).


Autores:

Margarita Chávez
Productor
Mchavez@mx.lockton.com

Badis Boutadjine
Trainee Crédito y Líneas Financieras
 


Descarga aquí el archivo completo

Artículos similares

imss lockton
Covid Noticias

Información del IMSS

Lockton contigo

retorno trabajo lockton
Covid Noticias

Como medida adicional para un retorno seguro al trabajo, Lockton presenta el seguro médico Escudo COVID y +

Esta alternativa está disponible para PYMES y corporaciones que deseen ofrecer a sus colaboradores una protección adicional, aparte de la seguridad social.